Blog Maison Close

sexo oral: ¿sabes cuántos tipos existen?

Sexo oral: ¿sabes cuántos tipos existen?
​Afortunadamente, tipos de sexo oral hay muchos. Si uno nos aburre, siempre podemos echar lengua de otro. Tanto en la mujer como en el hombre, el sexo oral va mucho más allá de abrir la boca e imitar a las películas porno; tampoco es solo un simple juego para mejorar el orgasmo ni algo que hay que hacer siguiendo la hoja de ruta sexual. El sexo oral es mucho más que eso y no hay solo un tipo. hoy en nuestro querido blog vamos a abordar la verdad sobre el placer más aclamado por la humanidad.

Anulingus

Empezamos por el anulingus dado que el cunilingus y la felación son menos novedosas para algunos. El anilingus, beso negro o también llamado el colibrí, es la práctica de estimular el ano con la lengua, labios e incluso dientes, para los más avanzados en la técnica. Los dedos también forman parte del juego y muchas veces anteceden a la introducción de juguetes sexuales o el pene.

La inclusión del anulingus en el sexo no está tan aceptada como el cunilingus o la felación dado que para muchos no es estrictamente necesaria para disfrutar del sexo y podría darse la presencia de excrementos si se practica por sorpresa.

Para evitar estos hallazgos no tan gratos, puede usarse un enema que limpie el recto y lo deje resplandeciente. Toallitas húmedas, ducha y hacer la prueba de que el algodón no engaña, son otras formas de asegurarse un anulingus de alto voltaje y que deje un agradable recuerdo.

No todo el mundo es tan exquisito. Algunos prefieren abordar a su compañera o compañero de cama sin que haya pasado por un golpe de agua fresca. La coprofagia es una parafilia no poco habitual en la que la excitación sexual se obtiene por medio de manosear, impregnarse e incluso saborear los excrementos del partenaire.

Una vez que se está sumergido en el anulingus, sea con sorpresa incluida o sin ella, la dilatación del esfínter es una de las cosas que más pueden dejar boquiabierto. Tras jugar con la lengua, labios y dedos, el ano puede dilatarse tanto que puede permitir la entrada de varios dedos, un puño e incluso parte del antebrazo.

Si lo que busca es descubrir la potencia del ano, debe empezar por un buen anulingus siendo consciente de que es una práctica de alto riesgo en la que la transmisión de la hepatitis, por ejemplo, es bien sencilla. Sexo, sí, y mucho, pero con cabeza.

Cunilingus

El cunilingus es básicamente chupar, lamer, mordisquear y disfrutar de una vagina. Si bien la mayoría de la población piensa que con dedicarse al clítoris, ya está todo más que hecho, la verdad es que los genitales femeninos tienen varias zonas de placer que conducen a diferentes tipos de orgasmos.

El clítoris, es el más evidente, seguido de la vagina. En esta última, es aconsejable introducir la lengua hasta el fondo para dar el máximo placer y combinarlo con la estimulación del clítoris. Hasta aquí las zonas A y B más conocidas.

Después tenemos el famoso punto G que está dentro de la vagina y se puede tocar con los dedos a la vez que la lengua se dedica al clítoris. Para dar con el punto G, solo hay que tocar un abultamiento en la pared frontal de la vagina. Es muy sensible y jugoso, por eso no se puede apretar ni tocar con las uñas.

El cunilingus bien hecho y ayudado por lo dedos tocando el punto G, podría dar lugar al squirting. Este vocablo inglés denomina a la eyaculación femenina. El squirting no es más que el flujo vaginal más líquido y abundante que sale casi disparado cuando llega el orgasmo.

Después de las zonas A y B y el punto G, viene la desconocida zona U, así llamada por algunas ginecólogas y sexólogas. Y es tan importante y tan poco usada que vamos a dedicarle un apartado especial.

El orgasmo en la zona U de la vagina

Primero de todo, ¿qué es la zona U? Aunque seas mujer, probablemente sepas lo que es la zona azul, la naranja y la verde en las calles que habitas y sin embargo no sepas sobre la zona U de tu propio cuerpo. Afortunadamente, estamos aquí par ayudarte.

La zona U se sitúa desde abajo del clítoris hasta la uretra. Esa zona lisa, rosada, húmeda y extremadamente sensible es capaz de brindarte uno de los mejores orgasmos de tu vida. Pídele a tu amante que la estimule con la lengua y se centre en ella para llevarte al máximo placer, también puedes montártelo tú sola con el dedo. El orgasmo clitoriano se siente, comúnmente se dice, “por fuera” pero el orgasmo en la zona U, nos lleva a un placer interno aunque su estimulación sea exógena. Si no has entendido nada de lo que hemos dicho, abre tu agenda de sexcontactos y propón el plan.

Felación

La hemos dejado para el final como uno de los grandes placeres tanto para hombres como para mujeres. Comerse a un hombre es una de las fantasías más soñadas por los habitantes del planeta pero ¡ojo! no es todo tan fácil como abrir la boca y mover la cabeza hacia arriba y abajo.

El uso de las manos, la lengua, la mirada directa a los ojos mientras se está practicando son algunas de las claves para subir la temperatura. Aunque muchos hombres son reacios a aceptar el placer anal, una buena amante debe atreverse a tantear su ano. Quizá atreverse con el anulingus e introducir un dedito por el ano hasta hallar el punto G masculino y llevarlo al gran orgasmo.

Dado que hay un conflicto entre los hombres y sus anos, es bueno intentar hablar un poco del tema no vaya a ser que se ofendan con una propuesta tan atrevida.

Como amantes o como pareja, aconsejamos la práctica de estas tres disciplinas hasta la saciedad, con el objetivo de disfrutar a tope en la cama y dejar una huella inolvidable en nuestros acompañantes.