Blog Maison Close

5 posturas para dar placer a una escort

5 posturas para dar placer a una escort
Una escort como cualquier otra persona, quiere disfrutar del sexo y no todas las posturas son aptas para conseguirlo ¿Cómo poder hacerlo?

Es bien sabido que no todas las posturas son aptas o placenteras para todos, y no serán las mismas posturas para los hombres o las mujeres que les hagan gemir de placer, aunque también habrán otras que sí lo hagan.

Las mujeres tienen un órgano sexual muy singular, pues, por su estimulación tiene diferentes puntos que pueden hacerla disfrutar en la cama. Pues su placer puede darse desde el punto del clítoris o desde la vagina, y con ello existen muchas posturas para hacerlas disfrutar.

A continuación te mostramos algunas de las posturas para disfrutar, y sobre todo, hacer gemir de placer, y con el mejor orgasmo a tu acompañante que tienes una cita en hoteles de lujo como el nuestro.

Las posturas para las escorts de lujo

Cada persona es un mundo, y por eso le gustará una cosa u otra, pero lo que está claro es que hay posturas más propicias a que la mujer sienta un placer extremo, más que otras. Estas son algunas de ellas:

Pirata generoso

Esta es una de las posturas que permite una penetración profunda, además de una estimulación clitoriana singular.

Esta postura consiste en que, ella, se debe de tumbar boca arriba, y el hombre se arrodillará frente a ella mientras coge sus piernas y las apoya en el hombro. A partir de aquí podéis innovar y ser creativos, o románticos, abrazandoos, y dandoos todo el placer que gustéis.

Dominante

La más sencillas de las posturas, y también de las más placenteras para ella. Esta consiste en que el hombre se sienta con las piernas cruzadas, mientras que laescort de lujo se sienta encima de él y lo rodea con las piernas.

Esta posición te permite la estimulación vaginal, y también la del clítoris, ya sea con un juguete o de forma manual. Hagas lo que hagas a ella le encantará.

La amazona (cowgirl)

Esta postura tiene diferentes variantes, pero son mínimas. Esta consiste en que la acompañante de lujo se sienta encima del hombre, previamente tumbado.

Comienzan a jugar y a estimularse con el pene. Después facilita la penetración, y el hombre puede doblar las rodillas (o no), y a llevar a cabo el coito. En esta posición permite al hombre estimular los pezones o el clítoris de la mujer para darle el mayor placer.

Al borde de la cama

Aquí no os hace falta la cama como tal, sino que se puede hacer en la cama, encima de una mesa o algo plano para que ella pueda recostarse y disfrutar.

El hombre se pone de pie, y ella tumbada al borde de la cama. Después el la penetra con las piernas encima (o no) y se las puede mover para mejorar la estimulación.

El perrito

Es una de las más populares, después del misionero. Esta es placentera para ambas partes, pero con los genitales femeninos se pueden jugar más y dar más excitación.

La cosa de esta postura, es que el hombre tiene que estar de rodillas, y la mujer a cuatro patas, a modo de perrito. Una vez realizada la penetración, se puede dar paso la creatividad con diferentes movimientos.