Blog Maison Close

la importancia de los juguetes sexuales

Juguetes Sexuales
Cuando hablamos de juguetes sexuales, nos referimos a mucho más que al clásico vibrador. La fantasía humana es más complicada que eso. Cuando hablamos de la sexualidad morbosa, nos adentramos en el mundo de los fetiches, el bondage, los disfraces o los role play de cama. Todo forma parte de las ganas de darle una vuelta a las relaciones íntimas y pasárselo cada vez mejor. Vamos a ver varias categorías que componen estas ganas de experimentación. Solo son algunas pero hay muchas más. Después de leer este post, esperamos animar a los lectores a ir más allá del misionero y la alcoba

Disfraces

Una vez que dejamos volar la imaginación, ponerse un disfraz y vivir una historia sexual en plena libertad es uno de los mejores juegos. Algunas escorts están especializadas en este fetiche y tienen armarios llenos de los personajes más morbosos. Enfermeras sexis, corsarias explosivas, cheerleaders busconas, azafatas de vuelo muy dispuestas, diablas pecaminosas, vampiresas que rebosan sensualidad o secretarias complacientes. Todos los personajes están en el baúl de fantasías de las escorts.

Fetiches

Dentro de los fetiches encontramos el universo del morbo sexual. ¿Alguna vez le han excitado unos zapatos de tacón? ¿Quizá ha disfrutado de la incertidumbre de ser descubierto practicando sexo en el probador del Corte Inglés?

En esta categoría encontramos una lista interminable de prácticas y vicios. El mirón (voyeurismo), la que se cuela por los chicos malos (hibristofilia), la exhibicionista, los que gustan de la sangre (a parte del conde Drácula, los hemofílicos), los amantes de la lluvia dorada (urofilia) o la pasión por excitarse sexualmente con estatuas de mármol o maniquíes (agalmatofilia), son solo algunos ejemplos de este largo etcétera.

Role play

En el role play, los participantes se inventan una historia y la interpretan. Ambos se hacen pasar por quiénes no son. Puede incluir disfraces o no; se ponen de acuerdo y cada uno hace su papel en el juego.

Escorts cosplay

Para los que quieren experimentar algo totalmente diferente o están profundamente enamorados de un personaje Manga o Marvel, las escorts cosplay están ahí para cumplir con sus perversiones. Cosplay es una contracción del inglés costume (disfraz) y play (juego).

En este juego, dildos, arneses y vibradores pueden formar parte del costume de la escort. Su cliente, generalmente, es un apasionado de personajes como Candy Candy, Akira o los Caballeros del Zodíaco. Su deseo es vivir un encuentro sexual con una de estas creaciones Manga o con Wonder Woman, si le gusta más el rollo de los super héroes.

Travestismo

Los filmes Víctor o Victoria y Cabaret, son dos obras que muestran la delgada línea entre la mujer y el hombre. Unos desean comportarse y vestirse de damas, otras se meten en el rol al más puro estilo de un dandy o caballero.

El travestismo con vibradores, dildos o arneses, es un juego de adultos mucho más practicado de lo que parece. Algunas escorts ofrecen entre sus servicios este cambio de personajes. Los clientes más morbosos y atrevidos desean saber cómo se siente una prostituta y solicitan a su escort que cambie las tornas y los convierta en una meretriz entre sus brazos.

Lubricantes

Ya que nos ponemos a fantasear y practicar juegos sucios y perversos, los lubricantes tienen un papel importante. Dildos y vibradores hay de todos los tamaños, algunos inimaginables, y sin embargo, tienen su público. Diámetros de veinte centímetros para campeones, longitudes de cincuenta centímetros para los que no saben decir basta, necesitan, ineludiblemente de la ayuda de un buen lubricante.

Además de los colores, sabores, temperaturas y texturas, hay lubricantes con efecto anestesiante para que cuando nos dé por jugar con el dildo más grande del mundo, todo vaya bien. Es cuestión de ir probando y tener, para cada experiencia, el lubricante adecuado.

Dildos y vibradores

Vibradores y dildos pueden formar parte de cada uno de estos juegos de adultos. Conforman los grandes protagonistas de los juguetes sexuales, aunque ya vemos que la cosa es mucho más amplia. Los hay, como hemos dicho anteriormente, de todos los tamaños y formas. Con estrías, imitando una espiral, de látex o silicona, con tachuelas, con forma de pene o con forma de palo.

Hay dildos que son dobles para penetrar vaginal y analmente a la vez, otros que incorporan un vibrador para situar justo encima del clítoris. En realidad, uno de estos juguetes puede sustituir perfectamente a un amante lánguido e inútil en la cama. La tecnología ha llegado muy lejos también en este sentido y hay gente dispuesta a disfrutarla.

Arneses

Lo que, comúnmente, se conoce como “ponerse un arnés” se refiere a un cinturón de cuero que incorpora un dildo en la parte frontal para que o bien se pueda penetrar doble o una mujer pueda tomar el rol de penetrador sin necesidad de usar las manos.

En las películas porno los arneses los usan las actrices para penetrara los hombres bien acomodados en las camas y viviendo con alegría su rol pasivo en las manos de una mujer. El arnés da mucho juego, sin lugar a dudas.

BDSM

Uno de los juegos de adultos más cañero es el bondage y sadomasoquismo. Si bien molan por separado, la corriente universal ha unido estas dos disciplinas de alto voltaje. El juego con cuerdas de fibra o de cuero, las cadenas y las esposas, se alían con la dominación y la sumisión para hacer que el sexo sea mucho más que llegar al orgasmo.

Como vemos la mente humana no tiene límites en cuanto a nada y mucho menos en el sexo. Los juegos y los juguetes son herramientas para echar a volar la imaginación y salir de la rutina y de los cánones establecidos. Es cultural que un hombre tenga que actuar como tal y que una mujer sufra lo mismo, pero ahí están los que rompen las jaulas de cristal y se aventuran en un nuevo mundo de creatividad en el que pueden cambiar de rol, de sexualidad e incluso invertir el placer y el dolor