Blog Maison Close

bsdm: escorts masoquistas

Escorts Masoquistas
Aprende más sobre el masoquismo y el sadismo. Las escorts son expertas en ello.

El masoquismo es algo que se incluye dentro de las prácticas, que hoy día son más populares del BDSM, y que el Sr. Grey a dado ‘bombo y platillo’.

Muchas veces hemos podido confundir el masoquismo con el sadismo por su reciprocidad mutua y conceptuada en una acción en pareja, pero todo tiene su explicación

Esta práctica sexual, denominada masoquismo, tiene origen en el escrito austríaco Masoch, en el que en su libro “La venus de la piel” relata escenas de duros y arduos castigos sexuales dentro de una relación íntima, es de ahí de dónde nace el concepto.

A modo de detalle, el Sadismo, es todo lo contrario al masoquismo, pues el marqués francés de Sade, apeló en gran parte de su literatura, a la excitación de infringir daños a otras personas, sexualmente hablando.


El masoquismo , visto la mención anterior, se centra en la obtención de placer sexual a través de la de actos crueles y agresivos por parte de otra persona, o de uno mismo. En otras palabras, que te pones cachondo haciéndote daño, o dejando que te hagan daño.

No a todo el mundo les gusta que le peguen, pero existen muchas prácticas, y cada vez más demandas entre las escorts para prácticas de masoquismo y sadismo, o lo que viene siendo en el conjunto de sadomasoquismo.

Seguro que más de una vez has escuchado algo relacionado sobre la gran potencialidad que existe en sentir placer y excitación a través de procesar dolor y daño, así como recibirlo.

Pues en este post hablaremos sobre cómo una escort masoquista es un tentempié bastante jugoso entre los clientes que les gusta ser dominantes, y que su pareja sea muy sumisa, hasta el punto de ser azotada y encantada de obtener dolor.

Relaciones Sadomasoquistas

Como bien se ha comentado, no puede ir uno sin el otro, y es por ello que antes de empezar cualquier tipo de cita para follar descontroladamente, y dominar, o ser dominado, hay que tener ciertas cosas claras, para evitar cualquier tipo de riesgo.

Sentir o procesar dolor es algo que a muchos les pone y mucho, ya se ha dicho, pero para sentir placer con el dolor hay que ser conscientes de lo siguiente:

  • Seguridad. Esta es quizá lo primero que debáis de establecer. Es decir, marcar unas normas y una palabra de seguridad para que pueda ser empleada en el caso de ser un dolor extremo lo que se está procesando y así no correr riesgos, pues el masoquismo tiene vertientes bastante peligrosas.
  • Privación sensorial. Acompáñate de esposas, vendas o cualquier otro elemento que limite a tu pareja, o a ti, alguna parte de tu cuerpo para así aumentar otro tipo de zonas erógenas y sentir más placer.
  • Inmovilización. Con esto hablamos de atarse. Técnicamente esto es bondage, pero pasa a ser masoquismo cuando los nudos procesan cierto daño y el rol se sigue correctamente.
  • Azotes y elementos del daño. Puedes comenzar con un azote en el cachete del culo con la mano, o si eres de los más experimentados, darle (o que te den) un buen cachetazo con una fusta o un látigo de tres cuerdas. El objetivo es que con cada golpe la sangre se concentre en el área y la excitación aumente.